Casas de Rovaniemi

Rovaniemi es una ciudad finlandesa situada en la frontera del Círculo Polar Ártico. Está en la mitad norte del país nórdico y hace mucho frío. Las montañas de nieve se acumulan en las calles pero en lugares donde no molestan al tránsito. Los coches, autobuses, bicicletas y personas se mueven con aparente normalidad, acostumbrados al hielo y al crujir de la nieve.

Se ve a gente paseando a sus perros, niños que van al colegio, humo saliendo de las chimeneas y neumáticos derrapando al arrancar de un semáforo en rojo. El frío congela los pelos de la nariz y no recuerdo haber olido ningún guiso al caminar por la calle. Rovaniemi no es Vallecas.

En Rovaniemi es el primer mundo cuando hiberna en una cueva.

El Sol no sube, se esconde tras los pinos y llega a la cámara muy débil. La luz es naranja cuando consigue atravesar la capa de nubes, algo que ocurre pocas veces. La luz es preciosa, es un amanecer-atardecer-amanecer-atardecer continuo. Lo malo es que dura cinco horas. Lo malo es que a las cuatro de la tarde ya te quieres meter en la cama y para combatirlo debes visitar los bares. Lo malo es fumar a -23 grados.

Lo bueno es quitarte los guantes para encuadrar, enfocar y ajustar una escena que nunca antes había visto.

Paloma y Alberto

¡Hola amigos!

Os voy a mostrar algunas de las fotografías de la boda de Paloma y Alberto, una pareja que es para comérsela de maja. Pasamos un día genial en Ciruelos del Pinar y en la finca Dehesa de Solanillos (Guadalajara) donde se casaron rodeados de amigos y familiares.

Como ellos viven en Edimburgo quisieron compartir con sus seres queridos un poco de la cultura escocesa. Durante el cocktail los emocionantes sonidos de la gaita se escucharon en todo el pinar. Para el baile, los novios tenían reservada una sorpresa: un grupo de Ceilidh, música tradicional escocesa, levantó a todos de sus sillas y los puso a bailar.

Y por si eso fuera poco, la familia de Paloma hizo un maravilloso surtido de repostería y bollería casera que a más de uno nos hizo babear. ¡Tenía una pinta increíble!

Jorge Gutiérrez NarroJorge Gutiérrez NarroJorge Gutiérrez NarroJorge Gutiérrez NarroJorge Gutiérrez NarroJorge Gutiérrez NarroJorge Gutiérrez NarroJorge Gutiérrez NarroJorge Gutiérrez Narro

Muchas gracias chicos por vuestra amabilidad, hospitalidad y buen rollo. Paloma y Alberto, seguid así de majos allá donde estéis.

Historia de una foto: la flor

Creo que una buena manera de enseñar Fotografía es contar cómo llegué a conseguir una imagen. Qué se me pasó por la cabeza, cómo actué, qué mecanismos y sentimientos se activaron. Todo aquello que me ayude a explicarte cómo funciona, para mí, la Fotografía. Aquí comienza Historia de una foto: la flor.

Pero antes de empezar, un apunte: la mejor manera de aprender Fotografía es haciendo fotos. Leer libros, artículos y manuales; ver tutoriales o asistir a cursos y exposiciones nos acerca a conocer la técnica, el lenguaje. Es imprescindible. Pero hasta que no se deja pasar luz a la superficie fotosensible no hay Fotografía. Ten en cuenta lo que te acabo de decir porque es lo más importante de todo lo que escribiré (hoy y siempre).

Metadatos

  • Fecha y hora: 24/ 5 / 2016   19:46
  • Lugar: Dehesa de San Sebastián de los Reyes
  • Lente: 100mm MACRO f2,8
  • Distancia focal: 100mm
  • Diafragma: 2,8
  • Velocidad: 1/200
  • ISO: 100
  • Balance de blancos: Automático (4450K)
  • Edición: ajuste Color Cream Wash de Lightroom y WB a 5812K

La historia

Hice una excursión para fotografiar las flores de la Dehesa con mis alumnos del grupo B del curso Iniciación a la Fotografía de la Universidad Popular José Hierro de San Sebastián de los Reyes. Estuvimos toda la tarde de aquí para allá, agachándonos para lograr el mejor encuadre de cada planta, observando la luz y cambiando de vez en cuando de balance de blancos para conseguir temperaturas determinadas.

Jorge Gutiérrez Narro

Casi al acabar la clase vi cómo un alumno fotografiaba un grupo de margaritas. Pero lo hacía de pie, con la cámara en picado. Una de las cosas en las que más he insistido es en buscar el mejor encuadre posible para cada sujeto. Por eso decidí tumbarme. Creo que la mejor forma de fotografiar una margarita es ponerse a su nivel, bajar la cámara casi hasta el suelo.

Jorge Gutiérrez Narro

Y de repente me vi rodeado de mis alumnos que también se tumbaban. Lo había conseguido. A veces en Fotografía hay que mancharse. Mientras ellos hacían fotos de las margaritas yo me centré en otra flor, cuyo nombre desconozco.

flor4.jpg

Todos los factores estaban a favor para conseguir una profundidad de campo mínima: cerca del sujeto, teleobjetivo y diafragma muy abierto. Hice una toma en vertical y otra en horizontal. Creo que esto es importante para luego poder decidir.

Jorge Gutiérrez Narro

Vista directamente en la pantalla de la cámara ya era una pasada pero luego en el ordenador decidí editarla con un preset de Lightroom y cambiarle un poco el WB para darle un toque un poquito más cálido.

Espero que os guste.

 

Las fotos estenopeicas de mis alumnos

Durante el primer mes del curso de Iniciación a la Fotografía en la Universidad Popular José Hierro de San Sebastián de los Reyes, fabricamos y probamos las cámaras estenopeicas.

La complicación vino cuando tuvimos que calcular el tiempo de exposición que iba a necesitar la fotografía. Para las pruebas del exterior estuvimos 4, 6, 8 y 10 minutos y comprobamos que, en unas condiciones de sombra en día soleado, la exposición correcta sería entre 8 y 10 minutos. Para el interior, bajo la luz de los fluorescentes, necesitamos una hora y media.

El principal problema es que el estenopo no tiene la medida correcta y por eso la mayoría de las imágenes no salen nítidas. Buscando información sobre cómo hacer el agujero perfecto, y gracias a la información del fotógrafo Jorge Fernández, me encontré con el blog de Siqui Sánchez. En él nos explica cómo conseguir el diámetro exacto de nuestro estenopo.

Ya en el laboratorio sacamos nuestros negativos y llegamos a positivar algunas de las fotografías mediante la técnica del positivado por contacto.

Seguiremos probando y probando.

Aquí una pequeña muestra de lo conseguido. A la izquierda, el negativo original. A la derecha, el positivo:

Ana Martín
Ana Martín
Andrés Arango
Andrés Arango
Bartolomé Sánchez
Bartolomé Sánchez
Cristina Vilariño
Cristina Vilariño
Faustino Arribas
Faustino Arribas
Isabel Ambrós
Isabel Ambrós
Isabel Delgado
Isabel Delgado
Juan Vaquero
Juan Vaquero
Juan Arribas
Juan Arribas
Marcos Ramírez
Marcos Ramírez
María Verdugo
María Verdugo
María del Carmen Albacete
María del Carmen Albacete
Olga Sánchez
Olga Sánchez
Sagrario Peña
Sagrario Peña
Virginia Jiménez
Virginia Jiménez

Cámaras estenopeicas (pinhole)

Este año he comenzado el curso de Iniciación a la Fotografía (de analógico a digital) de la Universidad Popular José Hierro de San Sebastián de los Reyes por el principio.

He propuesto a mis alumnos que construyeran sus propias cámaras estenopeicas para que vieran que es posible hacer Fotografía con una simple caja de cartón. Además aprovechan para empezar a familiarizarse con conceptos como distancia focal, diafragma, tiempo de exposición…

Hoy hemos hecho la primera prueba y la verdad es que todavía debemos ajustar los tiempos de exposición según la luz de la que disponemos. En un contexto de sombra en un día soleado, a las 18 horas, más o menos debemos abrir el estenopo unos 10 minutos.

Aquí una muestra de las cámaras de los alumnos del grupo B. Próximamente, los resultados.

cámara-estenopeica-pinhole cámara-estenopeica-pinhole cámara-estenopeica-pinhole cámara-estenopeica-pinhole cámara-estenopeica-pinhole cámara-estenopeica-pinhole cámara-estenopeica-pinhole